Honradez, profesionalidad y evolución al servicio de la Sociedad.

Artículo de Eliseo Mogica Serrano
Presidente del Colegio de AA.FF. de Alicante
y Vicepresidente del Consejo Valenciano de Colegios de AA.FF.

Si algo tenemos que destacar de  los administradores de fincas colegiados, es su vocación de servicio a la sociedad en general y a los propietarios en particular que nos confían la administración de sus inmuebles. Venimos demostrándolo suficientemente a lo largo de los años con la máxima entrega y dedicación. Así  lo valora la mayoría de la población y así se manifiesta constantemente cuando nos confían la administración de su patrimonio inmobiliario, tal como se constata en el estudio de opinión, sobre la función de los administradores de fincas, elaborado en Octubre de 2013 por  SIGMADOS.

Los administradores de fincas colegiados ejercemos nuestra profesión con honestidad y profesionalidad y con las máximas garantías para nuestros clientes, a pesar de que algunos medios de comunicación, al amparo de programas sensacionalistas, pretendan lo contrario.  No puedo obviar y he de hacer hincapié, en que los Colegios Profesionales, en nuestro Estado de Derecho, cumplen una función social, cuyo objetivo es ordenar la profesión de manera que el ciudadano de forma particular y la sociedad, reciban los servicios profesionales en las condiciones debidas, lo cual viene avalado por el control de la actividad profesional de los colegiados, velando por el cumplimiento de las normas deontológicas, dignidad profesional y por el respeto debido a los derechos de los propietarios, ejerciendo la facultad disciplinaria en el orden profesional y colegial.

No obstante, vivimos en un periodo de cambio profundo en la sociedad que quizá no apreciamos con la suficiente claridad, ya que estamos inmersos dentro del mismo proceso. Estoy convencido de que la historia hablará de esta época como de uno de los periodos en los que la sociedad evolucionó hacia un modelo más eficiente y productivo, donde el despilfarro ya no tendrá cabida. Ya no podemos continuar haciendo las cosas como antaño y debemos tener presente que aquellos que no se ajusten a lo que demanda la sociedad serán apartados por obsoletos. La cultura del despilfarro está agotada y la sociedad en general es más consciente del gasto en el que incurre, por lo que se demandan más y mejores servicios a precios más ajustados. Se hace necesario eliminar lo innecesario y ofrecer aquello que verdaderamente se necesita, aquello que genera valor añadido y satisfacción a la sociedad.

No hay nada más absurdo que repetir las cosas constantemente de la misma forma esperando resultados diferentes, o cambiarlo todo para que todo siga igual; por lo que los administradores de fincas colegiados debemos evolucionar hacia mejores modelos de gestión, sin perjuicio del mantenimiento de los valores propios de nuestra profesión.

Desde esta tribuna animo a todos los administradores de fincas colegiados de la Comunidad Valenciana, así como a los del resto de España, a que como de costumbre, con esfuerzo y dedicación, evolucionemos hacia un modelo de gestión en nuestros despachos y organizaciones empresariales más eficiente, productivo y de calidad, al servicio de los propietarios que nos confían la administración de sus inmuebles y de la sociedad en general.

 Ya me consta que la mayoría está, desde hace tiempo, en esa línea de evolución, que la sociedad premiará, como hasta ahora, con el reconocimiento a los administradores de fincas colegiados de nuestro saber hacer, profesionalidad y honestidad.

Eliseo Mogica Serrano
Presidente del Colegio de AA.FF. de Alicante
y Vicepresidente del Consejo Valenciano de Colegios de AA.FF.

Tibuna-Editorial de la Revista Urbis 1º Timestre de 2014

Primer comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*